Solsticio de Verano y Noche Mágica de San Juan

El verano comenzará este viernes 21 de junio y durará 93 días y 15 horas. El dos de julio se producirá un eclipse total de Sol y 17 de julio tendrá lugar un eclipse parcial de Luna

El inicio del verano en España se producirá oficialmente el próximo viernes, 21 de junio, a las 17.54 horas (en la península y Baleares), momento en que comenzará el invierno en el hemisferio sur.

La estación estival durará 93 días y 15 horas, y terminará el próximo 23 de septiembre, cuando llegará el otoño, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional, perteneciente al Instituto Geográfico Nacional.

El comienzo de las estaciones viene dado, por convenio, por aquellos instantes en que la Tierra se encuentra en unas determinadas posiciones en su órbita alrededor del Sol. En el caso del verano, esta posición se da en el punto de la eclíptica en el que el astro alcanza su posición más boreal.

El día en que esto sucede, el Sol alcanza su máxima declinación Norte (+23º 27') y durante varios días apenas cambia su altura máxima al mediodía; a esta circunstancia se le llama también solsticio ('Sol quieto') de verano. En este instante en el hemisferio sur se inicia el invierno.

El Observatorio Astronómico Nacional señala en un informe sobre la estación estival, recogido por Servimedia, que el día del solsticio de verano corresponde al de más horas de luz del año. Alrededor de esta fecha se encuentran el día en que el Sol sale más pronto y aquél en que se pone más tarde. Eso puede darse a lo sumo en tres fechas distintas del calendario (20, 21 o 22 de junio), aunque durante el siglo XXI sólo se producirá los días 20 o 21 de junio.

Desde el punto de vista astronómico, este verano se producirá un eclipse total de Sol el próximo 2 de julio, que se verá parcialmente en el Pacífico sur y Sudamérica. La franja de totalidad será visible en algunas zonas de Argentina y Chile. Además, en la noche del 16 al 17 de julio tendrá lugar un eclipse parcial de Luna que será visible en Sudamérica, Europa, África, Asia y Oceanía, por lo que podrá verse en España.

En cuanto a los planetas, Saturno será visible durante toda la noche al principio del verano y lo será también al anochecer junto a Júpiter y, hasta mediados de julio, Marte. Lo mismo ocurre con Venus al amanecer también hasta mediados del mes próximo. Por último, dos lluvias de meteoros destacan durante el verano.

Solsticio de Verano y Noche Mágica de San Juan

De acuerdo al antiguo calendario pagano que sigue la Rueda del Año con los Sabaats, fiestas solares, el verano comienza en Beltane (1 de mayo) y termina en Lugnasah (1 de agosto). El solsticio de verano marca entonces su punto máximo.

Solsticio deriva del latín "solstitium": "sol" (el astro) y "stitum" (detención) y marca el día en el que el poder del sol comienza a decrecer y los días se hacen más cortos hasta alcanzar el punto más bajo de su carrera anual el 22 de diciembre, el solsticio de invierno: Yule.

Litha significa Fuego y representa el apogeo de la energía que desde Imbolc (1 de febrero) venimos preparando; el fin de la oscuridad, de la esterilidad, y el comienzo de la época más fértil, donde todo se renueva. Es la abundancia, la belleza de la tierra y el poder de la Luz.

La celebración de Litha es normalmente el 21 de Junio, pero varía entre el 20 y el 23 dependiendo de la rotación de la tierra alrededor del sol.

La celebración del Solsticio de Verano es tan antigua como la misma humanidad. Tradicionalmente era un momento de purificación, donde se solía saltar sobre la hoguera o el caldero para conseguir un objetivo, protección, fertilidad, salud, etc., o se quemaban símbolos de aquello de lo cual uno deseaba purificarse.

Aquí sugieren diferentes ritos y purificaciones personales y del hogar, pero hagamos lo que hagamos, merece la pena compartir en comunidad -familia, amigos- el meridiano anual que representa Litha.

Tres días después, la noche del 23 al 24 de junio, se celebra en el hemisferio Norte la NOCHE DE SAN JUAN que aunque desplazó y moderó las antiguas fiestas paganas también tiene un importante componente mágico.

El rito principal consiste en encender una hoguera para "dar más fuerza al sol", que a partir de esos días, la máxima distancia del Ecuador, va haciéndose más "débil" porque los días se acortan hasta el solsticio de invierno.

Pero simbólicamente, el fuego es el elemento purificador por excelencia y el que nos puede ayudar a quemar y desprendernos de todo lo que queremos dejar atrás en nuestra vida.

Ritual para eliminar lo caduco en nuestra vida:

Hacemos una lista en papel con los elementos a nivel físico, emocional o mental que consideramos que ya no tienen espacio en nuestra vida, que han cumplido su papel, tal vez incluso hayamos aprendido con ellos y nos han fortalecido, pero que queremos eliminar. Puede ser cualquier aspecto: desde dolores de cabeza a ataques de mal genio, pesimismo, miedo a los cambios, apegos materiales, ...

A las 12 de la noche quemamos este papel en la hoguera de nuestra localidad o, en su defecto, en una VELA. No es necesario en absoluto encender una hoguera para ello ni correr ningún riesgo, lo que importa es el fuego y la llama de una vela también lo es.

Como "la energía sigue el pensamiento", es importante tener la convicción de que queremos abandonar esos aspectos y dejar espacio a otros nuevos y más enriquecedores.

Este ritual puede ser un buen punto de inicio e inflexión para que trabajemos activamente los nuevos valores en nuestra vida y no dejarlo todo en manos de "los espíritus de la Naturaleza".

Y hagamos o no algún ritual el 24 de junio, merece la pena disfrutar de esa noche y estár receptivo a la magia de la Naturaleza.